Perdonar cuando no se siente ni se quiere, humanamente es una falacia.

Pero ¿Quién dijo que perdonar es una iniciativa humana? Recuerda que Dios nos perdonó aún cuando no lo merecíamos… y se siente tan bien el ser perdonado.

Cuando perdonamos a quien nos ofendió o agravió, se activa una poderosa arma divina que nos libera del rencor, del odio y la amargura que de a poco carcomen nuestras vidas.

¿A quién no he perdonado aún? y ¿A quién no he pedido perdón? Nos conviene hacerlo pronto.

La Biblia nos enseña que perdonar nos hace ser más semejantes a Cristo.

“Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes” (Colosenses 3:13 – TLA).

Fotografía: Yanalya
Tomado de: https://enexpansion.wordpress.com/2018/07/09/
el-perdon-un-arma-que-nos-hace-libres/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí